En fecha 04 de octubre del 2016 se publicó la cuarta resolución de modificaciones a la resolución miscelánea fiscal para 2016, mediante la cual dio a conocer el anexo 24 relativo a la estructura de la contabilidad electrónica, con el que pretendió dar cumplimiento a lo determinado por la suprema corte y que dicho anexo entro en vigor el 1° de noviembre del 2016.

Hay que recordar que la suprema corte de justicia de la nación, resolvió negar el amparo a los quejosos respecto de la contabilidad electrónica; sin embargo, sí concedió el amparo respecto al anexo 24 en virtud de que consideró “que la remisión contenida en dicho anexo a los lineamientos técnicos de forma y sintaxis para la generación de archivos XML al no estar expresados en español, transgredía los derechos de legalidad y seguridad jurídica y en consecuencia el alcance del amparo contra el Anexo 24”, es decir, la protección consistía en desincorporar de la esfera jurídica del quejoso la obligación de atender los lineamientos técnicos de forma y sintaxis para la generación de archivos XML hasta en tanto el servicio de administración tributaria formule y publique el nuevo anexo 24 estableciendo los lineamientos a seguir para la generación de archivos XML en idioma español.

En base a lo expuesto en el párrafo anterior, muchos contribuyentes promovieron juicios de amparo en contra de la aplicación del referido anexo 24, medio de defensa que ha tenido éxito, ya que de manera general los juzgados de distrito a nivel nacional concedieron la SUSPENSIÓN PROVISIONAL contra el anexo 24.

Ahora bien, el pasado 01 de enero de 2017, entro en vigor la resolución miscelánea fiscal 2017, la cual en su regla 2.8.1.6, obliga a los contribuyentes a utilizar el anexo 24 para efectos de estructurar su contabilidad electrónica, anexo que se publicó nuevamente el pasado 06 de enero del mismo año, en conjunto con su anexo técnico.

Dicho anexo 24 publicado el 06 de enero de 2017, continua con los mismos vicios de inconstitucionalidad, lo que claramente demuestra que el SAT difícilmente podrá subsanar el problema de violación constitucional.

Las disposiciones anteriores, abren la puerta nuevamente para estar en oportunidad de promover juicio de amparo, en los siguientes supuestos:

– Los contribuyentes que en el pasado (reforma 2014 y anexo 24 del 04 de octubre de 2016) no se ampararon, por tratarse de un nuevo acto legislativo.

– Los contribuyentes que en el pasado se ampararon y perdieron en definitiva y en consecuencia ya vienen cumpliendo con la ley, podría decirse que ya consintieron con la ley; tienen la oportunidad de dejar de hacerlo amparándose contra el nuevo anexo 24, ya que se trata de un nuevo acto legislativo.

– Los contribuyentes que se ampararon contra el anexo 24 del pasado 04 de Octubre de 2016 y que aún no se dicta sentencia definitiva (como es el caso de la generalidad de los amparos), es importante decirles que dicha suspensión los protege sólo hasta diciembre 2016, ya que el  anexo 24, al ser un nuevo acto legislativo, quedó fuera de la suspensión concedida y por tanto deben volverse a amparar para continuar con la protección.

En conclusión, el nuevo amparo procede para todo tipo de contribuyentes, por lo que es recomendable el que se amparen contra la regla 2.8.1.6 de la RMF 2017 y su anexo 24 que entraron en vigor el 1° y 09 de enero de 2017 respectivamente, a fin de estar debidamente protegidos; de lo contrario, toda la defensa que hayan obtenido del pasado, deja de tener eficacia.

En Black Armour contamos con la experiencia para promover este tipo de medios de defensa en favor de los contribuyentes, mismos que han tenido una resolución favorable.

 

Lic. Marco A. López
Gerente de Litigio
Black Armour